Los 10 Pueblos de Cuenca que no te puedes perder

  • INICIO
  • Los 10 Pueblos de Cuenca que no te puedes perder
Los 10 Pueblos de Cuenca que no te puedes perder

Los 10 Pueblos de Cuenca que no te puedes perder

Los 10 pueblos de Cuenca que no te puedes perder

 

Difícil tarea la que hemos emprendido hoy para seleccionar los 10 pueblos de Cuenca que no te puedes perder, y es que esto es como preguntarle a una madre que a que hijo quiere más. Cuenca cuenta con un sinfín de pueblos llenos de encanto por su patrimonio, por su enclave natural, por sus gentes, su hospitabilidad y por su gastronomía.

  1. Huete. Sin duda Huete es uno de los grandes atractivos de nuestra provincia, es por ello que es la Puerta de La Alcarria. Desde que entras en Huete notas su importancia histórica y su monumentalidad, nos sorprende desde su magestuoso Monasterio de La Merced, que hoy en día alberga 3 Museos que pueden visitarse, hasta sus características Cuevas Bodegas típicas de estos pueblos alcarreños. Pero si algo convierte a Huete en un pueblo singular son las Minas de Lapis Specularis La Cueva del Sanabrio, situadas en la pedanía de Saceda del Río, donde los romanos convirtieron esta región en una de las más importantes del comercio de este preciado mineral. Y si todo esto convierte a Huete en una de tus visitas imprescindibles, no puedes dejar de probar sus dulces Antoñitos, su licor de Lavanda o su miel de la Alcarria.

  1. Uclés. Los libros de historia la recuerdan por la fatídica batalla que se libro en sus tierras, pero hoy es lugar de obligada visita por su Monasterio. Sede de la Orden de Santiago, este testimonio de la arquitectura del siglo XVI se ha ganado el sobrenombre de “El Escorial de la Mancha”. De predominante estilo herreriano, este espectacular edificio es una clase magistral de arte desde el renacimiento al barroco, destacando su fachada plateresca, la regia escalera barroca, o el artesonado renacentista de su refectorio. Ah! Y recuerda que no te puedes ir sin beber de su fuente de los 5 Caños, dicen por aquí que quien bebe del caño del medio encuentra el amor.

  1. Alarcón. Este pueblo amurallado es una pequeña fortaleza, inexpugnable, y es que no es de extrañar porque es uno de los pueblos con más patrimonio por metro cuadrado de la provincia. Al pasar bajo su muralla te transportas a tiempos de doncellas, de blancos corceles, de caballeros y dragones. Abre bien los ojos y no te pierdas nada, desde su Iglesia de la Santísima Trinidad, su portada de Santa María o las increíbles vistas sobre el Júcar que se ven desde el Paseo de Ronda del Castillo (actual Parador Nacional). Por supuesto que no puedes dejar de ver la Iglesia de San Juan Bautista, en cuyo interior Jesús Mateo en 1994 pintó sobre sus muras un increíble mural sobre el mundo, sobre el hombre, la creación… una inmensa cosmogonía que te envuelve en un mundo casi onírico. Una experiencia única que fue declarada por la UNESCO bien de interés artístico mundial en el año 1997.

Foto: Carlos Gonzalez

  1. Mota del Cuervo. Y si existe un lugar de La Mancha de cuyo nombre siempre nos acordamos es este quijotesco pueblo. La primera recomendación es subir al Balcón de La Mancha donde sus imponentes molinos (o gigantes) te brindan una de las vistas más espectaculares de la región. Sus molinos son visitables y además uno de ellos sigue moliendo para satisfacción de sus visitantes, desde la Oficina de Turismo situada en uno de ellos te informarán de todas las actividades con gran hospitalidad. Muy cerquita se encuentra el complejo lagunar de Manjavacas donde descubrir un montón de especies autóctonas y migratorias desde sus hides, un lugar imprescindible para los amantes de las aves. Y por supuesto que no te puedes ir de Mota sin probar sus famosos panes… irresistibles!

  1. Belmonte. Famoso por su Castillo, sin duda, es uno de los mejores ejemplos de residencias palaciegas del siglo XV. Construido por el Marqués Pacheco y reformado en el siglo XIX por la emperatriz francesa Eugenia de Montijo, alberga hoy día un impresionante centro de interpretación de la historia del edificio. Pero el pueblo es más que su castillo, ya que su Colegiata de San Bartolomé, del gótico final, alberga la primera sillería de coro tallada en toda la Península Ibérica; o la casa natal de su personaje más ilustre, Fray Luis de León. Y para llevarte un poquito del sabor de Belmonte es obligado pasarse por la Alacena de Belmonte, el mejor Gastrobar de La Mancha!

  1. San Clemente. Y si existe un pueblo renacentista en Cuenca, ese es San Clemente. Destacan en su conjunto arquitectónico la Iglesia de Santiago Apóstol, el Pósito Real, la Torre Vieja, la Antigua Cárcel y la Real Audiencia. Uno de los edificios más emblemáticos es el Antiguo Ayuntamiento, uno de los ejemplos de arquitectura renacentista más destacados de nuestra geografía, en él encontramos el Museo de Obra Gráfica, una de las sedes de la Fundación Antonio Pérez en la provincia de Cuenca. No te lo puedes perder porque alberga una de las mejores colecciones de España dedicada a la obra gráfica, con obra de importantes artitas como, Millares, Saura, Gordillo, Equipo Crónica, Manolo Valdes, Zóbel, Tapies, Carlos Pazos, Feito o Andy Warhol.

  1. Villaescusa de Haro. El pueblo de los catorce Obispos, porque 14 fueron los que nacieron en esta localidad, importantes no sólo como personalidades religiosas, ya que muchos de ellos destacaron como políticos, funcionarios o escritores, caso de D. Diego Ramírez de Villaescusa, D. Sebastián Ramírez de Fuenleal, D. Antonio Ramírez de Haro, y tantos otros. Este singular pueblo alberga la primera universidad, aunque fue non nata cuando el Cardenal Cisneros mandó construir la de Alcalá de Henares. Cuenta con una joya única del gótico tardío, en la Iglesia de San Pedro, la Capilla de la Asunción con su magnífico retablo nos habla de grandes tiempos de esplendor. Sin duda, un pequeño tesoro escondido en La Mancha.

  1. Villanueva de la Jara.  Preciosa villa manchega situada al sureste de la provincia de Cuenca, en tu recorrido por sus calles encontrarás que es, en sí misma un tesoro. La Plaza Mayor, con sus edificios renacentistas del Ayuntamiento y Posada Masso. Así como sus casonas blasonadas. Impresionante es la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, un bello ejemplo de mezcla de arquitectura gótica, renacentista y barroca. Llena de magnificas obras de arte y ministerios ocultos. Completan los edificios de culto el convento de Santa Ana, el de los Carmelitas o la ermita de San Antón. Y por supuesto que no se puede olvidar su producto gastronómico más típico e importante: el champiñón. Pionera en nuestro país por ser la primera localidad que cultivó champiñón de forma profesional en la década de los años 60, en Villanueva de la Jara, medio siglo después, el champiñón y su cultivo son un gran atractivo turístico.

  1. Priego. Dos cosas nos enamoran de Priego, una es su enclave natural, en el estrecho de Priego, y otra su tradición alfarera. Y es que lo primero que hay que hacer en Priego es visitar el taller de Jesús Parra Luna, además de contemplar el arte que desarrollan sus manos tras generaciones de aprendizaje y devoción, te contará todos los secretos de la ciudad. En Priego destaca el Convento de San Miguel de las Victorias donde podrás disfrutar de una vista espectacular del estrecho y otear la amplia y ondulada Alcarria. Entre sus pronunciados escarpes anida el halcón peregrino, el águila real y numerosas colonias de buitre común que con su vuelo majestuoso nos va a ir acompañando en nuestra visita.

Foto: Carlos Gonzalez

  1. Villarrubio. Y si eres un melómano, este es tu pueblo. Aquí es donde trágicamente perdió la vida Nino Bravo en un accidente de coche en 1973. Desde entonces son muchos los que acuden a este lugar a homenajearle. Pero es desde hace dos años que el Ayuntamiento de Villarrubio quiso homenajear al artista con la “Senda de Nino Bravo”, un paseo por sus Cartas Amarillas, su Noelia o su querida américa. Por supuesto que llegados a este punto, no podrás decir que no a unas chuletillas al sarmiento en el Restaurante El Vasco, una tradición de las que no hay que perder.

Esto es sólo una pequeña muestra de todo lo que Cuenca tiene para ofrecerte, esperamos que muy prontito vengas a descubrirla, y ya sabes que te esperamos para Cuenquear contigo!